top of page
Buscar
  • cm7685

CEO´s & CEA´s in the making



HORSE presentó su ranking CEOs Change Makers América Latina y los teléfonos del establo explotaron: ¿Por qué yo no estoy incluido? ¿Por qué este güey está en x posición si mi compañía factura el doble? ¿Por qué me dejaron afuera si en el ranking de x consultora estoy 3ro? Sorry, not sorry. El fax ni te cuento, lluvia de death threats.


La neta que se entiende, todos quieren ser parte del primer estudio que se basa únicamente en big data y no en percepciones, manipulaciones mediáticas o conveniencias (Ya saben de quiénes hablamos). Pero en HORSE, nos tomamos el reconocimiento de la labor pública de aquellos líderes que se están poniendo al hombro los temas globales que no sólo marcan sus agendas corporativas, sino que atañen al bienestar de las personas en general, y que más allá de impulsar conversaciones y hacer declaraciones chidas, están realmente generado un impacto positivo en la sociedad.


"El resultado ahora es que nadie puede ver a dónde voy porque alquilo aviones cuando uso aviones privados.” Con esa frase de Bernard Arnault, CEO de LVMH, epítome del lujo, nos sorprendimos hace unos días pero la neta es que nadie se asombró tanto. El motivo: algunos cabrones de Twitter rastreaban su avión y el señor temía por la falta de privacidad. El motivo real: el señor estaba hasta la madre de que los cabrones de Twitter le recordaran el impacto de sus viajes a la contaminación ambiental. (Los aviones son responsables del 2,4% de las emisiones anuales de CO2 generadas por el hombre). Pero Berny no fue el único, y Elon Musk también hizo una artimaña parecida, porque se piensa que es Lennon, y teme que un chiflado le dispare desde su balcón: le ofreció, sin éxito, 5k a una cuenta que monitoreaba sus viajes. Encima, un pinche rata. Mark Zuckerberg también se mostró muy atemorizado por un posible atentado a su vida y compró un nuevo jet y lo brandeó con la frase “Dejar de seguir”. Hubiera estado padrísimo, no manches.


Por eso, es tan importante que el mundo sepa que por salir en las tapas de revistas y estar metido en las conversaciones y gossips que son tendencia en las redes, no significa que estemos ante CEOs disruptivos y posicionados en los territorios que determinan la influencia.


Hoy, los ejecutivos deben adquirir las competencias adecuadas para dominar y accionar positivamente sobre problemáticas como cambio climático, ciberseguridad, acceso al aborto, derechos LGBTIQ+, transparencia salarial y sostenibilidad, entre otras.


Los CEOs influyentes son aquellos que pueden activar iniciativas en tándem con el sector público y promover regulaciones que beneficien a la sociedad con todo el peso de su influencia. Porque por más benévolas que sean las intenciones de la industria, sin la cooperación público-privada, poco se puede hacer. Y por eso, una de las dimensiones que más peso ejerce en el posicionamiento de un líder es su participación en cámaras sectoriales y en espacios claves de negocios. The real deal.


Hay que destacar a quienes están trascendiendo los límites de su negocio y generando un cambio a nivel social, económico y ambiental pues es vital que su cotización en la bolsa de influencia siga en alza. No es que nos necesiten, pero nunca sobran ni los reconocimientos, ni las felicitaciones, ni los tacos.


¿Cómo llegamos a este ranking? Durante los últimos 18 meses, se analizaron a través de IA, la performance de los ejecutivos en relación con ejes como innovación, sostenibilidad y medioambiente, diversidad e inclusión, talento y work-life. En dos dimensiones: media coverage (+ de 65M artículos en los principales medios digitales de Latam) y digital engagement (+ de 1M de conversaciones en Twitter y LinkedIn).


Si bien el denominador común de estos top 100 es su ruptura frente a los paradigmas clásicos de comunicación, también lo es su activa intervención en conversaciones que no son inherentes a sus negocios. Good fellas.


A continuación, una mini biopic del hombre que lidera el podio (Disfruta parce, que en unos años ese champagne lo descorcha una mujer):


#1 David Vélez


David Vélez, fundador de Nubank, la compañía más grande de tecnología financiera de la región valuada en más de US$23.000M, tiene una misión: devolver el control financiero a los usuarios y democratizar el acceso a los servicios bancarios con una app accesible a todos, fácil de usar e intuitiva. El fin último: reducir la brecha de desigualdad económica y social en América Latina.


El ingeniero colombiano que le disputa la popularidad a Maluma viene de una familia de emprendedores y forjó su carrera bajo el mantra “No hay que tener jefes, hay que hacer el propio camino”.


Si bien antes de fundar Nubank hizo su paso Goldman Sachs y Morgan Stanley; fue la experiencia corporativa lo que lo llevó a crear un banco que empodera y pone a la gente en el centro. En resumidas cuentas, su nuevo cargo como director del programa de inversiones de General Atlantic dirigido a Latam lo llevó a vivir a San Pablo, y como cualquier ejecutivo que recién se muda a una ciudad, decidió ir a abrir una cuenta bancaria. Y fue esa pesadilla de guardias de seguridad apuntándole sus armas, detectores de metales en las entradas, tarifas abusivas y tasas de interés por las nubes, que lo llevó a iniciar su camino de emprendedor. (Sin contar que en ese momento el 80% del sector lo controlaban sólo 5 bancos. Y eso está chingón).


Y así fue como fundó el primer banco digital made in Latam sin comisiones, hecho por personas y para personas, y creó una experiencia simple, sin letra chica y con una comunicación transparente.


Además, recientemente, y junto a su mujer Muriel Reyes, se unieron a The Giving Pledge, una campaña filantrópica iniciada en junio de 2010 por Warren Buffett y Bill Gates que invita a ese 1% de la población que domina el mundo con su riqueza a donar la mayor parte de su fortuna con fines filantrópicos. ¡Club de las 3 comas, cayendo el muerto y soltando el llanto!


Pero la empatía de esta gente no termina ahí: parece que van a crear una plataforma de filantropía enfocada en dar oportunidades laborales a personas vulnerables de América Latina. Doblemente chingón.


El futuro le depara a Vélez desayunos con el mejor café del universo pues regresa a Colombia para mejorar la calidad de vida de la tierra que lo vio nacer.


Café con aroma de mujer


No es buena noticia que sólo 18 mujeres hayan ingresado al ranking. Si bien la brecha se achicó con respecto a años anteriores, las mujeres están empezando a tomar las riendas de sus carreras y a decir adiós a las organizaciones que no las valoran. The Great Breakup es el fenómeno que describe el número sin precedentes de líderes femeninas que están haciendo un switch de compañías y se están trasladando a empresas con quienes comparten valores DEI y les brindan flexibilidad, work-life balance y, más importante, aún, posibilidades reales de avance profesional. (Cabe resaltar, que según el estudio de Horse, las temáticas talento y diversidad fueron las más impulsadas por las mujeres del top 100)


Si bien el gap de género se redujo en los últimos años, que sólo el 18% haya ingresado en el ranking pone de manifiesto que todavía queda mucho por hacer en materia de equidad y promoción de puestos de liderazgo. Las mujeres deberían poder hacer el camino hacia los puestos más jerárquicos de las compañías a la misma velocidad que los hombres. El gap de género es una problemática que afecta a todos los países de América Latina y no basta con ostentar políticas inclusivas en las propuestas de valor sólo para atraer al talento que, lógicamente, luego se irá.


Cristina Palmaka, Adriana Noreña, Maren Lau, Paula Santilli, Gisselle Ruiz Lanza, Claudia Woods, Sylvia Varela, Mónica Flores Barragán, Blanca Trevino, Florencia Davel, Sandra Ramírez Sarah M. Aiosa, MPH Lori Lee, Silvia Dávila, María Gabriela Pittis, Mariana Lischner Goldvarg y Laurence Maurice son las 18 mujeres que están impactando positivamente desde su modelo de liderazgo y desde las iniciativas de las empresas que lideran. Esperamos que el 2023 ese número se duplique y así ningún gil nos arruine el café del desayuno. Here we come and we don´t care mucho!


145 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page